La cuarcita de la línea de producción